Impacto ambiental



Ahora analizamos los problemas vinculados a los tipos de abrasivo, al polvo generado por el enarenado y las soluciones a adoptar para eliminarlo, reducirlo o recuperarlo.

Antes de nada debemos decir que en caso de que no sea posible utilizar uno de los sistemas que ilustraremos en breve, efectuando por lo tanto el enarenado en seco, es de vital importancia la elección del tipo de abrasivo.
Naturalmente es más usado y menos costoso todavía hoy es la arena silícea. Este tipo de abrasivo, desafortunadamente, genera polvo que contiene silicio, dañino para la salud humana ya que produce silicosis.

Los más dañados, en este caso son las personas que se encuentren cerca de la zona donde se realizan las producciones de enarenado, ya que carecen de proteciones adecuadas de las que en cambio está dotado el operador.


Como alternativa a la arena silícea existen abrasivos a utilizar y perder, más caros pero no silicotógenos como por ejemplo el cuarzo, el descarte de fundición y en caso de trabajos muy concreto, el bicarbonato de sodio. Utilizando estos últimos abrasivos, tendremos si no otro, formaciones de polvo menos dañinas.